LOGIN TO YOUR ACCOUNT

Username
Password
Remember Me
Or use your Academic/Social account:

Congratulations!

You have just completed your registration at OpenAire.

Before you can login to the site, you will need to activate your account. An e-mail will be sent to you with the proper instructions.

Important!

Please note that this site is currently undergoing Beta testing.
Any new content you create is not guaranteed to be present to the final version of the site upon release.

Thank you for your patience,
OpenAire Dev Team.

Close This Message

CREATE AN ACCOUNT

Name:
Username:
Password:
Verify Password:
E-mail:
Verify E-mail:
*All Fields Are Required.
Please Verify You Are Human:

OpenAIRE is about to release its new face with lots of new content and services.
During September, you may notice downtime in services, while some functionalities (e.g. user registration, login, validation, claiming) will be temporarily disabled.
We apologize for the inconvenience, please stay tuned!
For further information please contact helpdesk[at]openaire.eu

fbtwitterlinkedinvimeoflicker grey 14rssslideshare1
Fernández Segado, Francisco (2010)
Publisher: Universidad Nacional de Educación a Distancia (España). Facultad de Derecho; Editorial Centro de Estudios Ramón Areces
Languages: Spanish; Castilian
Types: Article
Subjects: //udcdata.info/021523 [http], Derecho
La dissenting opinion es una institución que ha sido a lo largo de dos siglos el sello del Poder Judicial en Norteamérica. El nombramiento de John Marshall como Presidente del Tribunal Supremo supuso el abandono de las seriatim opinions, una herencia inglesa, y su sustitución por las opinions of the Court. Del mismo modo, las dissenting opinions iban a aparecer bajo la Corte presidida por Marshall. El Juez Oliver Wendell Holmes es considerado como el «gran disidente» del Tribunal Supremo, no sólo por el elevado número de sus votos particulares, sino por su impacto y por su enorme trascendencia. En efecto, un porcentaje muy poco común de sus dissenting opinions llegaron a convertirse en Derecho. La Corte posterior a 1937 adoptó, efectivamente, el criterio requerido por el Juez Holmes en su clásica serie de disidencias sostenidas durante las tres primeras décadas del siglo. Holmes fue, y aún lo es, la figura mejor conocida que siempre se ha vinculado con el Tribunal Supremo y una de las cuatro o cinco personas más admiradas de la historia del sistema de gobierno norteamericano. Ha sido llamado el «apóstol de la libertad» y considerado un gran liberal. Como el Juez Frankfurter dijo, la piedra filosofal que el Juez Holmes ha empleado constantemente para el arbitraje es la convicción de que nuestro sistema constitucional descansa sobre la tolerancia y de que su gran enemigo es lo absoluto. Holmes fue un decidido partidario del realismo legal. El común denominador de las teorías del realismo legal será la concepción del Derecho como un medio para los fines sociales y no como un medio en sí mismo. Nadie como Holmes combatió tanto la tiranía de los tópìcos y las etiquetas. Su rechazo de la lógica y del método lógico es bien conocido. Para Holmes, ninguna proposición concreta sería «per se» evidente. Posiblemente, su dissent en el caso Lochner sea el más relevante en la Corte anterior a Roosevelt. En él, Holmes consideraría que la Constitución no debe entenderse que encarne una teoría económica particular, sea la del paternalismo y la relación orgánica del ciudadano con el Estado, sea la del laissez faire. Su dissent en el caso Lochner fue un elemento decisivo en la legitimación del instituto de las dissenting opinions.
  • No references.
  • No related research data.
  • No similar publications.

Share - Bookmark

Download from

Cite this article

Collected from

Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
More information Ok